"El deporte me ha ayudado a evadirme de muchos problemas que he tenido"

0
"El deporte me ha ayudado a evadirme de muchos problemas que he tenido"

Se le queda pequeño el mundo a Inés Astrain, navarra de nacimiento, burgalesa de adopción, letrada de derecho civil en un bufete de abogados, un cerebro lleno de proyectos que de momento guarda, muchas ideas claras y, por terminar ya, ganadora de la PDA (55 kilómetros), de Val D’Aran by UTMB, una de las carreras más prestigiosas del mundo. Y dicen, los que saben, que es la atleta de montaña más en forma del momento. «No, no, no lo comparto», salta como un resorte.

La batería sigue al máximo cuando Inés se sienta junto a la meta de Vielha, tras un largo paseo, casi ya noche cerrada de viernes, a punto de llegar el apocalipsis de agua y truenos que suspenderá, por segunda vez consecutiva, la carrera larga del certamen, la VDA. «Si te soy sincera, todavía no he podido dormir desde que terminé ayer, los nervios, el cansancio, todo un poco».

Quedan huellas de la carrera allá por donde mires o preguntes. «Salió la carrera perfecta y, no te miento, claro que venía a intentar ganar, porque por eso nos ponemos en la línea de salida, pero luego puede pasar de todo, aunque esta vez todo fue bien». No pensará lo mismo su rodilla derecha, surcada de heridas antiguas y recientes, marcas de la casa Astrain. «Sí, me caigo mucho, pero me suelo levantar y recomponer pronto», admite, dando sentido literal y metafórico a su frase: «Creo que en las carreras sale mi esencia y cuando me caigo me recupero y, aunque a veces no lo parezca, voy más fuerte. Soy una persona segura y cuando compito me hablo bien, intento empoderarme, me cuido mucho en carrera».

Ese mimo, trabajo más allá de cuestas o series que luego te da o quita victorias en las carreras infinitas, viene de lejos en esta joven de 31 años : «Trabajo con mi psicóloga, que es mi angelito desde hace tiempo. Empecé con ella por otros motivos pero sigo haciéndolo ahora en la faceta deportiva. Ella siempre me ha dicho que tengo muy buena estructura en este sentido». La necesita, para mutar a diario de atleta a letrada: «No sé, yo pienso que hay que hacer muchas cosas en la vida y que hay que aprovechar las oportunidades. No me veo haciendo lo mismo durante 40 años. Soy abogada desde que tenía 23, pero cuando me surgió la oportunidad de firmar con Joma, no lo dudé, quería explorar esta faceta mía de deportista, pero sin llegar a la obsesión. El deporte me olvidó a evadirme de muchos problemas».

«La justicia es el mundo más injusto»

Vira la conversación, curva cerrada, al entrar en terreno jurídico, otra de las muchas parcelas que habitan en Inés Astrain. Es abogada, pero también sentencia: «Mira, siempre he sido muy reivindicativa y creo que las injusticias no van conmigo ni con mis valores. Una vez que conozco el funcionamiento interno de la justicia, mi frase es que ‘la justicia me parece el mundo más injusto’. Es una conclusión a la que he llegado, si quieres buscar justicia no la busques en el mundo judicial».

Ni carreras ni juicios aparecen ahora en el horizonte de la atletaabogada, con un asunto mucho más importante que litigar. Viajar a Vielha dejó a su hermana gemela sin compañera para el concierto de Maná en Madrid y eso hay que compensarlo. «Me costó muchísimo, porque sé que le hacía mucha ilusión que fuéramos juntas, pero también creo que lo entendió, era una carrera muy importante para mi y creo que en parte también gané gracias a ella. Ahora me ha propuesto irnos al chupinazo, así que esta madrugada cogeré al coche y me voy para allá con ella. Tengo que hacerlo».

Lo dicho, la vida de Inés Astrain necesita más horas por día.

Deja una respuesta